Idioma:   

Algunas palabras sobre nosotros

Sobre Nosotros
El pueblecito de Pandiellu
se recuesta en una verde repisa del norte cabraliego, cerca de los límites llaniscos, y flanquea sus estrechas calles de viejas casonas de piedra que adornan con flores antojanas y alfeizares. De fondo acompaña, casi permanentemente, música de cencerro, y las vacas y cabras, acostumbradas a los caminantes, apenas prestan atención; resultan más interesantes los verdes y jugosos pastos que ascienden desde la profunda confluencia del Casaño y el Cares.

Ejerciendo de mirador del profundo y circular valle que rodean las sierras de Juanrobre, Cabreriza, Portudera y Ondón, con sus salientes "cabezos" Forcau y Llorosu, la casa de aldea La Portiella del Llosu nació del interés, el trabajo y el cariño de Mariví y José, por recuperar un viejo y ruinoso caserón familiar del siglo XVI para convertirlo en rincón de saludables y reparadores descansos, y de no menos saludables y reparadoras caminatas: gusto y detalle les ha sobrado, algo que salta a la vista y confirma la estancia.

Hay cinco habitaciones dobles, amplias, cómodas, luminosas, embebidas de paisaje y con baños benditas duchas de herméticas mamparas y accesos para discapacitados. Una tiene por ventana la huella histórica más remota, marco de sillares y antepechos labrados que incluyen dos asientos pétreos afrontados, y que distribuye liños tallados con ovas; otra abre balcón al infinito y pinta detalles florales y ángeles en los cabeceros y los armarios; los suaves colores amarillos y cremas de las paredes se rompen y sacan al aire cantería maciza; gruesas vigas resaltan los techos.
Sobre Nosotros

No faltan sillones lectores, puntos apropiados de luz, adornos y antiguedades lucidos; faltan, en cambio, algunos engorros, especialmente televisores, excluidos al salón chimenea.

Los desayunos caseros alegran las mañanas del comedor común y la terraza, y preparan una travesía corta e intensa que sale y termina en La misma Portiella.
En una media hora escasa veremos, Cares por medio, la mole occidental de Peña Santa y la central del Urriellu con la mar de frente. Asombros y magias de Asturias.